close

Guía de Audición Beethoven, Gran Fuga

beethoven-bwwthovenplus

Guía de Audición: Beethoven, Gran fuga, op. 133

Bienvenidos a un inexperto de la música clasica,  juntos de inexperto embarcados en esto de las Guías de Audición que dejamos interrumpidas hace años. Pues juntos estamos de inexperto para reanudar con esta guia auditiva. Me váis a conceder que haga un respingo en el momento y no continúe por logística del opus, acaso que me meta “a lo bestia” con la Gran Fuga, que lleva el nº de opus 133.

Concebida en primer aislamiento como entusiasmo extremo del cuarteto op. 130, su elevada flema y su muy distinta “conducta” hicieron que al termino se desgajara de aquél, quedando pues como un entusiasmo para cuarteto opcional, y componiendo Beethoven un inexperto Finale para el 130, apto más “afectuoso”.

Y recalco lo de afectuoso

Porque la Gran Fuga es todo lo fatal en su primera gala, y en las siguientes. Reconozco que a mí es un argumento que no me ha gustado, me ha entregado analogía áspera, un algo absurda, incómoda de escuchar e incomodísima de invadir. Solamente tras un ahínco de estudio, descubriendo un algo de su armadura, he llegado a apreciarla en lo que es, una ventarrón magistralmente escrita. Eso sí, sigue siendo una melodía complicada, no intentéis tenerla de forma de entraña y no la recomendéis al asiduo colega que os pide opinion sobre melodía clásica, porque de nadie os dirigirá el habla.

Si con todo lo que sigue consigo “manifestar” en algo todo el aparente desconcierto que es este entusiasmo, me sentiré muy satisfecho.

Una última cosa, no haré un estudio completo ni profundo, en primer momento porque no tengo los conocimientos suficientes para hacerlo y porque, en hado de tenerlos, no se me ocurriría explotar de vuestra cuajo. Tan únicamente iré desentrañando de que sitio vienen algunos temas, para irlos haciendo reconocibles cuando escuchéis el entusiasmo en su conjunto.

Aquí tenéis la partitura, por si queréis seguirla.

Guía de Audición Beethoven, Gran Fuga

Cita 001

 

La donaire en sí no es muy ligera de cantar o anexar, parece que los intervalos suban y bajen sin amovible.

 

En un inaugurar y prender de fanales aparece otro gonfalón, más rápido. Sin secuestro no escarpadura carencia fijarse en que son exactamente las mismas notas, sin secuestro con un ritmo parágrafo, y más “apelmazado”, o como se dice más propiamente, en “muerto”:

Cita 002

Y nos aparece en dos posiciones diferentes, anterior en la misma que al llegada y después en otra cuenta. A oriente gonfalón, al ser una nerviosismo del A, lo llamaremos A’.

Sin prescindible algún, nos aparece otra segunda nerviosismo de las mismas notas, coetáneo en piano, y con notas algo más lentas y ligadas, más suaves. Lo llamaremos, pues, A”.

La textura es encima insólito: en vez de ser un conforme, ya cada accesorio toca algo insólito, por lo que encontramos ya algo de conformidad en la energía.

En un inaugurar y prender de fanales posteriormente, sobre esta segunda nerviosismo A” aparece en la viola otro gonfalón totalmente parágrafo, en suaves semicorcheas ligadas (minuto 00:10 del excelencia ulterior). Me váis a dejar llamarle C, por razones que más tarde explicaré:

Cita 003

Y, por menor, concluyendo la ataque u Overtura, nos aparece aún una tercera nerviosismo de A, a la que llamaremos, sencillamente, A”’. Consiste en unas dubitativas notas, en pianísimo, algo desconcertantes:

Cita 004

Hasta el momento, pues, nos ha trasgo un raya A y tres variaciones, diferentes en cuanto a ritmo, tempo, dinámica y textura, sin secuestro me gustaría remover que se negociación de iguales notas (o intervalos, para ser más exactos, porque aparecen en staff diferentes).

Escuchemos toda la Overtura, intentando conceder las diferentes variantes:

Cita 005

En  un inaugurar y prender de fanales comienza la primera Fuga. Recordáis que a la llegada comenté que la Overtura era como una aula de Indice, sin secuestro en logística inverso.

Pues cabalmente en la Fuga aparecerá la última de las variantes, la A”’. Sin secuestro aparece parágrafo que al polo de llegada.

En vez de dubitativa y en pianísimo, la encontramos en fortísimo, y todas las notas llevan un iracundo esforzado.

(Hago un inciso: para comentar un algo más en todo esto, parágrafo de los ejemplos sonoros de un cuarteto “empírico” (el de Tokyo, para más señas), me he tomado la libertad de gestar algunos ejemplos con sonidos sintetizados, que espero que sean algo más claros.

Así puedo apedrear las voces que me molesten en cada caso, resaltando las más importantes.)

Adyacente nos aparece A”’, sin secuestro de la faceta en que representa en la Fuga:

Cita 006


Sin embargo Beethoven incluso nos tiene reservadas una más de sus muchas sorpresas, como si no afuera despabilado de escoltar las reglas: aunque hasta el coetáneo nos pueda representar que A, A’, A” y A”’ iba a ser el sujeto de la respirción, pues no es así. En capacidad es un contrasujeto, y el sujeto principal, que aparece promedio acompañada a priori, es totalmente parágrafo e inexperto. Escuchémoslo:

Cita 007

Y, junto con el contrasujeto, queda así:

Cita 008


Al sujeto lo vamos a sobrecargar B, si os parece (por eso he desaliñado el “C” para más tarde, como gema a priori). Su comportamiento es áspera, con intervalos grandes y un acondicionamiento muy dibujado y el contrasujeto A”’ se encarga de ir machacando al sujeto, de una faceta suficientemente desconsiderada.

Escuchemos la llegada del respiro, con las cuatro entradas del sujeto. Nos aparecerá B en los cuatro instrumentos, por distribución de conducta: violín 1, violín 2, viola y violonchelo.

El contrasujeto A”’ nos aparecerá en otra suministro: viola, violonchelo, violín 2 y violín 1.

(me he ratificado abolir las voces que no son sujeto ni contrasujeto, para “recuperarse” ):

Cita 009


Bien, creo que ya estamos preparados para escuchar un poco de esquirla del respiro en su actuación perfeccionamiento, con todas las voces.

Perdonad lo fastidioso de la apostilla anterior, sin embargo creo que era necesaria para no cubrir a lo cafre en el respiro y perdernos en el tema:

Cita 010

Esta primera parte continúa, salvaje y violenta, durante casi 130 compases, sin agotar en ningun edad, acaso todo lo fatal. Tan romanza resaltaré un par de cosas que nos van a ir apareciendo, que son diseños rítmicos diferentes y diferentes presentaciones de los temas.

En primer época, destacaría un ritmo de tresillos que aparece en el violín 1 en el ritmo 58 y se superpone a los ya conocidos temas B y A”’, y que contribuye algo al desconcierto estructurado:

Cita 011

Esos tresillos irán pasando de faceta ininterrumpida de utensilio en utensilio, contrastando terminantemente con los ritmos existentes.

En el compas 111 aparece otro ritmo parágrafo, con semicorcheas ligadas a una corchea, que es otro ritmo que no había aparecio hasta el época.

Y, para acabarlo de componer, el gonfalón A”’, que podremos alojar en el violín 1, aparece desplazado, una corchea antes de lo esperado, como si quisiera pisarles el labrantío a sus competidores:

Cita 012


Otro nuevo a señalar es en la aguja de marear 138, a adonde el sujeto básico de la respiro (B), aparece modificado en ritmo de tresillos, sin secuestro totalmente reconocible. Permitidme abocar baza otra vez del repugnante bordoneo sintetizado. Escuchemos, uno posteriormente de otro, el sujeto B y su cambio en tresillos:

Cita 013

Asímismo, simultáneamente a este nerviosismo de B, el contrasujeto A”’ nos aparece encima transformada, en oriente caso comprimida, sin pausas (por desprecio).

Escuchemos A”’ y su explicación:

Cita 014

Y, en la actuación empírico, el esquirla queda como sigue:

Cita 015

Y la respiro sigue su golpe salvaje, sin secuestro sin anterior reprimenda, la cosa se interrumpe abruptamente, para progresar totalmente de talante:

Cita 016

Y entramos en la Segunda Fuga. Tras unos breves diseños entre los dos violines (de inexperto derivados del gonfalón principal A, incluso más comprimidos), entramos en la exposición de esta segunda respiro, con el raya C (recordad el excelencia 003):

Cita 017

Textura insólito, dinámica insólito, y una música relajada que viene muy aceptablemente tras la frenética respiro antedicho.

A señalar que nos va a acudir la alboroto A” (excelencia 003, de inexperto) precursor en la viola (minuto  00:21 del excelencia preparatorio), después en el violín 2 (minuto 00:32  del excelencia preparatorio), y así sucesivamente.

Esta segunda respiro es muy parágrafo y rico más afable que la citado, SE gala rico más por supuesto y la garbo relajada se mantiene durante exuberante edad.

Tan romanza al cumbre la dinámica crece un algo y aparece un conforme con el gonfalón C, sin secuestro enseguida la cosa se apacigua de inexperto.

Y desembocamos en un sección más danzable, recordaría a un scherzo, a adonde reconocemos de junto el energía A’ (minuto 00:19 del excelencia esperanza):

Cita 018

Sin secuestro la seguridad dura poco, porque, junto con apariciones de A’ y algunas inversiones en entusiasmo fatal, de repente aparece el precursor de los temas, A, de improviso y en fortísimo, precursor en el violonchelo, y después en viola, violín 2 y violín 1:

Cita 019

Durante este respiro tenemos de todo, incluso un stretto en el que el energía A va apareciendo en todos los aperos, cada uno a priori de que acabe el preparatorio:

Cita 020

Tras esta casualidad contrapuntístico, o más exactamente, a música del mismo, tenemos un pasaje que nos recuerda a la advenimiento de la segunda respiro (recordad el excelencia 017), sin secuestro emboscado de una quizá insólito, más fuerte y acentuada:

Cita 021


Tras oriente paréntesis continúa el scherzo, que se va desintegrando poquito a algo:

Cita 022

Adyacente de nuevo Beethoven nos recuerda, como hizo en alguna de sus otras composiciones (cumbre de la 9ª sinfonía, por excelencia), pequeñas citas de lo que ha alterado a priori.

El arribada de la 1ª respiro:

Cita 023

y el arribada de las 2ª:

Cita 024

Tras estas dos “entradas falsas”, la cosa se  centra y encontramos un invariable conforme con el gonfalón A (tal como comenzó la garbo, si recordáis):

Cita 025


La garbo llega a su fin, con las últimas apariciones del gonfalón B en el primer violín, más suaves y en legato, y del gonfalón A en violín 2 y violonchelo, para finalizar la bono de una quizá rico más tonal y ordenada, teniendo en algoritmo lo perturbado:

Cita 026

Espero que, con todo lo citado, esta incómoda bono no os parezca tan absurda ni esquizofrénica a aovar en desaparición de hogaño.

Que la disfrutéis.

Junto podréis escuchar el raya inmutable, la Gran Fuga  sin interrupciones:

 

 

Tags : BeethovenGran FugaGuia