close
musica-de-america-latina

La música de América Latina, igualmente representada melodía latinoamericana, música latina o “ritmos latinos”, es la música cultivada en los países de América Latina. Esto incluye los géneros autóctonos de la comarca, como el bolero, la salsa, la bossa nova, la música tropical, el merengue, o la bachata, entre otros, e incluso los géneros que derivan de estilos más internacionales como el pop, rock y jazz latinos.

Música de América Latina

El lugar utilizado popularmente “música latina” (latin music en anglosajón) se empezó a servirse a proceder de los años 50 en los Estados Unidos para hacer referencia a los ritmos musicales típicos de América Latina, buscando una diferenciación entre los estilos de raza afroamericana de los afrolatinoamericanos. En levante afligido, se considera que hacen sección de la música latina un gran emblema de géneros: el merengue, la bachata, la salsa, eldancehall, el Grimey, la bossa nova, la cumbia, el tango, el fado, la milonga, el rock latino; desde la música norteña de México a la sofisticada habanera de Cuba, desde las sinfonías de Heitor Villa-Lobos a los sencillos sonidos de la quena. El impronunciable ambiente en global que tienen estas músicas es el uso de los idiomas latinos, predominantemente el español y el portugués de Brasil, aunque en saliente menor procedencia se prefiere el parte música de América Latina.

Es un neologismo de raza angloamericano que está en directa memoria con el uso del lado Latino en los Estados Unidos, y que hace situar que se manejo de un género musical que engloba a todos los países al sur de los Estados Unidos y que incluiría unánimente partide de melodía amerindia, músicas criollas, músicas afroamericanas, así como música moderna y pop rock interpretada por cantantes originarios de estos países, sin embargo igualmente, aunque vagamente, el genero de música latina igualmente se hace extensivo a la música de Española y ocasionalmente a la de Italiana. Si se emplea en términos estrictos, abarcará a la música de los países latinos de Europa, y en una representación forzada a la de los países de África y Asia ex-colonias de España, Portugal y Francia

Para algunos, el estilo “música latina” designa por parejo a las músicas andinas que son en su conjunto de raza indígena y a los géneros caribeños que, estrictamente hablando, no son latinos y tienen un gran participante africano, tal como la música jamaiquina, la música de Trinidad y Tobago (calypso/soca), y la melodía creole de Haití, Guadalupe o de la Martinica.

Para los fundamentos de acercamiento y la totalidad del cooperación, la música latina es esencialmente la interpretada en el dialecto de españa, aunque igualmente puede abrazar otros géneros, así pues es ascendiente descifrar en las tiendas de música que se ofrezca como melodía latina cualquier efectos sin máxima diferenciación.

Por estas razones, el lado músical de América Latina es más inherente y adecuado que el neologismo música latina.

El límite música latinoamericana es empleado en fundamentos musicales europeos para hacer referencia igualmente a la música clásica que fue compuesta en países de América Latina durante el tiempo colonial (s. XVII-XIX).

 

Características y Géneros

En su cara más generalizada, la melodía Latina se corresponde a los bailes y músicas populares originarios de América latina o que simplemente son interpretadas en España.

Existen diversos estilos de música latina en el continente amerindio, en los cuales predomina en distinto deleite de fundamentos musicales europeos, africanos o indígenas. En el anterior habían sugerido posiciones extremas, como que la música latina estaba privada de la obra africana, o por el adverso, que era puramente africana y carecía de fundamentos indígenas y europeos. Hoy en día, está generalmente aprobado que los ritmos latinos son sincréticos. Específicamente, las formas españolas de tonada de canciones, los ritmos africanos y la concordia europea son partes pudendas e importantes de la melodía tropical latina, así como de los géneros más modernos como el rock, el heavy metal, el punk, el hip hop, el jazz, el ska, el reggae y el R&B.

La décima, apariencia de adornar canciones de raza española en adonde hay diez líneas de ocho sílabas cada una, fue el apoyo de muchos estilos de canciones latinoamericanas. La obra africana es, también, elemental en los ritmos latinos, y es la fundamento de la rumba cubana, la bomba y la plena de Puerto Rico, el tamborito panameño, la cumbia colombiana y la cumbia panameña, la Samba brasileña, la marimba ecuatoriana y de varios estilos peruanos como el festejo, el landó, el panalivio, el socabón, el son de los diablos o el toro mata. En Perú hay regiones adonde la actividad musical africana se entremezcla con la gitana. Ejemplos de esto se hallan por toda la parte del norte y centro del nacionalidad en ritmos tales como la zamacueca, la marinera y la resbalosa (o refalosa). Uno de los mestizajes musicales más raros, la actividad afrogitana se nutre de la civilización andina, dando cuna a ritmos como el tondero, lacumanana y el vals peruano. En Argentina y Uruguay, la actividad africana tuvo muchísimo que ver en la vinculación de ritmos tales como: la chacarera, el malambo, la payada, el tango, la milonga (campera y urbana); y naturalmente, el candombe de uruguay y argentina, con sus variantes (el afroporteño, el afrolitoraleño, etc.).

Otros elementos musicales africanos son más prevalentes en la música religiosa de tradiciones sincréticas y multifacéticas, como el Candomblé brasileño y la santería dominicana y cubana.

La síncopa, técnica musical de adonde se prolonga el acorde de una dilucidación de un cuadrante, es otra cualidad de la música latinoamericana. El vigor africano en el ritmo igualmente se heredó, y se expresa mediante la primacía dada a los instrumentos de percusión (que en cúmulo se conocen como “percusión latina”). La expresión de llamada y respuesta es popular en África, e igualmente está flagrante en la música de América Latina.

Música autóctono precolombina

Poco se sabe con fiabilidad sobre la música en el continente amerindio precolombino. Las antiguas civilizaciones mesoamericanas de los Mayas y los Aztecas tocaban utensilios entre los cuales se incluyen el tlapitzalli (flauta), elteponatzli (tambor de leña), una variedad de trompeta hecha de caracola, varios tipos de sonajas y escofinas y el huehuetl (timbal). Los primeros escritos de los colonizadores españoles indicaban que la música mexicana era enteramente puritana, y era ejecutada por músicos profesionales; algunos utensilios eran considerados sagrados, y los errores en la cumplimentación de éstos era castigada por ser tal vez una recriminación a los dioses. Algunas representaciones pictóricas indican que la cumplimentación en conjuntos era suficientemente normal. Utensilios similares se encuentran entre los Incas, quienes tenían como utensilios una amplia diversidad de ocarinas y zampoñas. Todavía el kültrún mapuche es un útil precolombino; con el cual se toca el loncomeo (ritmo originalmente tehuelche acogido por los mapuches-tehuelches); saliente ritmo es un ritmo folklórico de Argentina Chile, sobre todo de la Patagonia.

Música autóctono colonial y moderna

La música autóctono en algunos países andinos (Ecuador, Perú y Bolivia) tiende a la usufructo elevado de instrumentos de viento usualmente elaborados en madera y cañas, así como en huesos de animales. El ritmo es usualmente mantenido con tambores cubiertos con leña y cueros con patrones rítmicos simples de variados tempos. Todavía esto es acompañado de utensilios con expresión de sonajas acontecimientos de pezuñas, grava o granos. Los instrumentos de cuerda de linaje europeo y mediterráneo han tenido adaptaciones locales: el charango y la mandolina.

Orígenes

La llegada de los españoles y su música señala el comienzo de la música latinoamericana. En las épocas rápidamente anteriores había existido en España y Portugal una coexistencia de diversos grupos étnicos, incluyendoárabes, moros del norte de África, gitanos, judíos y cristianos, cada cual con sus propias manifestaciones musicales, que contribuyeron a la transformación primigenia de la música latina. Muchos instrumentos musicales de los moros fueron adoptados en España, por paradigma, y la expresión de canto ininteligible norteafricano y su continuo uso de la improvisación igualmente fueron recogidos por los ibéricos. De la Europa Continental, España adoptó el arraigo francesa de los trovadores, la cual en el siglo XVI fue trozo enjundioso de la cultura española. De este legado se mantuvo el formato de tonada poética de la décima, la cual se mantiene como trozo esencial de la música latinoamericana, estando actual en los corridos, boleros, y vallenatos.

Algunos pueblos modernos de América Latina son esencialmente africanos, como los garífuna de América Fundamental, y su música reflexiva su retiro de la actividad europea. Tal vez, en puro, los esclavos africanos llegaron al continente amerindio modificando sus tradiciones musicales, adaptando los estilos rítmicos africanos a las canciones europeas o al revés.

Si quieres saber más sobre música… aqui en nuestro blog.

Tags : AméricaLatinoamericanaMúsica